martes, 28 de septiembre de 2010

EJEMPLO DE ENSAYO COMPLETO

LA COLONIALIDAD Y EUROCENTRISMO CIENTÍFICO
Juan Carlos Quispe Quispe[1]

INTRODUCIÓN
El presente siglo XXI está caracterizado por un alto desarrollo de la ciencia y tecnología que ha posibilitado la construcción, fabricación y creación de muchas cosas que antes sólo podrían ser soñadas y que ahora son posibles. Pero a pesar de ello la humanidad sigue sufriendo una diversidad de problemas mucho mayores que siglos pasados y que hasta ahora no se logró ningún tipo de solución global por ejemplo a : la pobreza, desempleo, hambres, enfermedades incurables como el SIDA.
A esto se suman problemas medioambientales que generan cambios climáticos, nunca antes vistos. Estamos viviendo una crisis energética, para lo cual por medio de biocombustibles se privilegia la generación de energía a costa de la falta o aumento de precios de los alimentos que afecta directamente a los más pobres del planeta.
Estamos viviendo también una crisis económica que a provocado la caída de las bolsas norteamericanas junto a la de otras potencias mundiales europeas y asiáticas.
Por tanto muchos pensadores o analistas creen que estos acontecimientos son señales de la culminación o crisis del modelo neoliberal.
En nuestro país con la presidencia de Evo Morales Ayma, muchos sectores sociales han creído que el indio en el poder cayó el Estado k’ara[2], que se iba eliminar muy fácilmente el modelo neoliberal e incluso ciertos dirigentes han postulado la derogación o eliminación del D.S. 21060 para aniquilar este sistema opresor, pero están equivocados ya que el neoliberalismo no puede ser debatido y confrontado como una teoría económica, cuando en realidad como dice Lander, debe ser comprendido como el discurso hegemónico de un modelo civilizatorio, anclado en los supuestos y valores básicos de la sociedad liberal moderna en torno al ser humano, la riqueza, la naturaleza, la historia, el progreso, el conocimiento y ciencia (Lander,1993:11).
Frente a estos cambios, otros pensadores pronostican la alternativa del socialismo, comienzan a releer a Marx, Trotsky y Lenin.
Tanto el sistema capitalista liberal y el socialismo o comunismo son creaciones occidentales y se comete el error de tratar de eliminar o dar respuestas, propuestas, ideas, conocimientos occidentales como únicas propuestas de solución a estos problemas, pero que sirven para tener la hegemonía del conocimiento y con ello dominar al resto del mundo, por lo que el presente ensayo trata de aproximarse a, explicar y comprender ¿ Qué es y como se expresa la colonialidad y el eurocentrismo Científico ?
En una primera parte se explicará de forma general como se ha fetichizado la ciencia occidental sus logros y contradicciones. En una segunda parte se abordará dos conceptos que son la colonialidad y modernidad. En una tercera parte abordaremos la temática del eurocentrismo científico y como la ciencia se ha manejado desde la visión occidental menospreciando todo lo que sea ajeno a Europa y Estados Unidos. En la Cuarta parte trataremos de describir el eurocentrismo y colonialidad de las universidades bolivianas. Finalmente realizaremos una conclusión con algunas sugerencias para la temática

FETICHISMO CIENTÍFICO, SUS LOGROS Y COTRADICIONES
Existen diferentes definiciones de la ciencia entre ellas citamos la propuesta de Mario Bunge, que sostiene que la ciencia es el “creciente mundo de ideas, que puede caracterizarse como conocimiento racional, sistemático, exacto, verificable y por consiguiente falible” (Bunge, 2004:3). El aporte de Barnadas nos dice que “parecería como si los avances del conocimiento humano dependieran más de una genialidad sobrehumana que del esfuerzo de unos hombres de carne y hueso” (Barnadas, 1977:8). Estas afirmaciones durante mucho tiempo en el mundo y en nuestro país nos hacían creer que no todos las personas podían hacer ciencia y que esta estaba restringida para un grupo de personas con mayor capacidad (blancos).
La ciencia distingue dos tipos de conocimiento: el conocimiento científico y el conocimiento vulgar que también es la distinción entre el saber-doxa y el saber-episteme. “La Doxa, como el saber cotidiano, es indemostrable e irrefutable en sus datos y preceptos, la episteme posee un doble sistema de referencia. Por un lado sus verdades deben ser válidas en la realidad (praxis) y por otro lado deben ser situables dentro de un determinado sistema cognitivo” (Ander-Egg, 2001:47).
“Los defensores de la ciencia suelen juzgarla superior a otras formas de conocimiento sin investigar adecuadamente estas otras formas” (Chalmers, 2001:195). En nuestra sociedad la ciencia por ejemplo ha tratado siempre de menospreciar a la ciencia médica naturista, de nuestras culturas, sin darle el valor ni el estudio correspondiente, así como la religión ancestral que se fundamenta en la relación del hombre con la naturaleza. Nos han convencido y se tiene “la creencia en el poder de la ciencia para resolver todos los problemas, es una forma de fetichización de la misma o, si se quiere, es una forma de transformarla en un credo, una fe y una religión (Ander-Egg, 2001:216). La ciencia se convierte como un Dios que puede solucionar todo tipo de problemas habidos y por haber, crear o destruir, dar vida o quitarla. ¿Pero cuáles son los logros y contradicciones de esta ciencia? Abordaremos algunos aspectos para dar respuesta a esta interrogante.

La ciencia con la biotecnología permite la manipulación genética, haciendo nuevas combinaciones del material hereditario, transfiriendo genes de un organismo a otro, y cultivando bacterias y otros microorganismos. Pero también se puede manipular al ser humano, transformarlo, hacerlo otro, como ejemplo tenemos la clonación de animales y seres humanos.
Las actividades bioindustriales inciden en la producción agrícola, en la nutrición, en la satisfacción de necesidades energéticas.
La microelectrónica, hoy es impensable el funcionamiento de los grandes bancos y entidades financieras, de las empresas y de las universidades, sin los ordenadores. Pero es también posible el control informático de la vida privada, permitiendo que el Estado tenga una información completísima sobre los datos personales de los ciudadanos.
La tecnología nuclear, sean átomos para la guerra (armamento nuclear) o átomos para generar energía (centrales nucleares), ella en sí misma es potencialmente destructiva y un riesgo latente para el conjunto de la humanidad.
La automatización nos había prometido una sociedad de ocio y nos trajo la angustia del desempleo; con las centrales nucleares nos prometieron resolver los problemas energéticos, pero comprometieron la suerte de las generaciones futuras, con los desechos de plutonio en las minas de sal o en las fosas atlánticas, en donde han sido depositados.
Las investigaciones han servido en una mayor parte no para hacer el bien sino para satisfacer deseos de poder de Estado. Las oligarquías y transnacionales poderosas a nivel mundial interesados en acumular la mayor cantidad de riquezas que ocasionan una sobre explotación de la naturaleza destruyendo el equilibrio ecológico de nuestro planeta y provocando los cambios medioambientales y sus consecuencias para la los seres vivos en general.

COLONIALIDAD Y MODERNIDAD
Desde la conquista de las Américas, “los proyectos de cristianización, colonización, civilización, modernización y el desarrollo han configurado las relaciones entre Europa y sus colonias en términos de una oposición nítida entre un Occidente superior y sus otros inferiores” (Coronil, 1993:104). Con el inicio del colonialismo comienza no sólo la organización colonial del mundo sino simultáneamente la constitución colonial de los saberes, de los lenguajes, de la memoria y del imaginario. Se da inicio al largo proceso que culminará en los siglos XVIII y XIX, en el cual “por primera vez, se organiza la totalidad del espacio y del tiempo -todas las culturas, pueblos y territorios del planeta, presentes y pasados- en una gran narrativa universal. En esta narrativa, Europa es -o ha sido siempre- simultáneamente el centro geográfico y la culminación del movimiento temporal” (Lander,1993:16).

Con la colonia se fundamenta y se da inicio a la colonización científica ya que ellos asumen ese privilegio epistémico “desde renombrar el mundo con la cosmología cristiana (Europa, África, Asia y más tarde, América) caracterizando todo conocimiento o saber no-cristiana como producto del demonio, hasta asumir desde su provincialismo europeo que solamente desde la tradición grecorromana, pasando por el renacimiento, la ilustración, y las ciencias occidentales se accede a la verdad y universalidad interiorizando todas las tradiciones “otras” ( que en el siglo XVI fueron caracterizados como “bárbaros”, convertidos en el siglo XIX en “primitivos” , en el siglo XX en “subdesarrollados” y a comienzos del siglo XXI en “antidemocráticos”. (Grosfoguel, 2007:39)
Durante la época colonial “la diversidad cultural fue descalificada como ignorancia y penada como herejía, en nombre del Dios único, la lengua única y la verdad única, mientras la naturaleza, bestia feroz, era domada y obligada a convertirse en dinero (Galeano, 1998:63). Vinieron con otra lógica, la lógica del naciente capitalismo y liberalismo de enriquecimiento individual, provocando genocidio, etnocidio de las naciones y pueblos originarios.
“Con los cronistas españoles se da inicio a la “masiva formación discursiva” de construcción de Europa/Occidente y lo otro, del europeo y el indio” (Lander,1993:16). Qué hasta ahora no hemos podido salir de ella ya que siguen siendo los blancos que escriben de los no blancos, ellos nos estudian, nos investigan, hacen y construyen la historia para ellos y al servicio de ellos.
Trajeron su religión y si existía resistencia aplicaba la inquisición que no era observada o cuestionada por su ciencia e incluso sus ilustrados participaban de ella, como dice Rivera “aún los más ilustrados, ejecutaban estos actos a partir de su propia densidad histórica: ya sea como una misión civilizatoria, como una guerra santa contra los impíos, o como un exorcismo del demonio” (Rivera, 1993:45).
Con la independencia de la corona española las nuevas repúblicas americanas, construidas por y para los criollos españoles y mestizos, mantuvieron las formas de colonización como la religión como un modo de colonizar almas, se fueron incorporando otros como la escuela, el cuartel, etc.
En las décadas veinte y treinta del siglo XX, “era normal que los educadores más prestigiosos de las Américas hablaran de la necesidad de regenerar la raza, mejorar la especie, cambiar la calidad biológica de los niños” (Galeano, 1998:62). La mayoría de los intelectuales de las Américas tenía la certeza de que las razas inferiores bloqueaban el camino del progreso. Bolivia no fue un caso aislado, estos temas de diferenciación o segregación racial era sustentada por los pensadores de la época que veían al indígena el obstáculo para el desarrollo del país. La solución para Moreno, por ejemplo consistía: “Qué se extinga al indio bajo la planta de la inmigración europea. Que se proceda a la depuración racial para conseguir la unificación de la raza nacional, dando por supuesto que la raza nacional era la propia. Que se vaya a una mestización con el indio camba, pero jamás con el aymara y el quechua” (Zabaleta, 1986:197). Otra propuesta, de Franz Tamayo que proponía letrar al indio ya que “la formula de incorporar el indio implicaba la idea de “desindianizar, es decir terminar con las culturas autóctonas, incluyendo sus lenguas, sentimientos, artes, costumbres y tradiciones, las cuales estaban profundamente arraigadas en el alma del indio.” (Choque, 2006:58). Estos argumentos trataban de demostrar y responsabilizar con estas afirmaciones seudo-científicas que los problemas bolivianos como el atraso económico, político y social era producto de los indios, a pesar que ellos a quienes los cargaban de esas culpas, en esos tiempos ni votaban, no asumían cargos públicos y peor aun no administraban el Estado.
En el siglo XX ingresa con fuerza el concepto de modernidad es “referido, fundamentalmente, a las ideas de novedad, de lo avanzado, de lo racional-científico, laico, secular, que son las ideas y experiencias normalmente asociadas a ese concepto.(Quijano, 1993:212). Por tanto todo aquel que no imitaba a Europa, no vestía, vivía y pensaba como Europa, no era moderno; por tanto, todas las culturas americanas eran un lastre según la visión de los europeizados.
Pero es que acaso ¿nuestras culturas bajo este concepto no fueron modernas? Lo fueron ya que cuando la futura Europa Occidental estaba dominada por el feudalismo y su oscurantismo cultural en América y en otras partes del mundo “ (China, India, Egipto, Grecia, Maya-Azteca, Tawantinsuyo) anteriores al actual sistema-mundo, muestran inequívocamente las señales de esa modernidad, sea Machu Pichu o Boro Budur, las irrigaciones, las grandes vías de trasporte, las tecnologías metalíferas, agropecuarias, las matemáticas, los calendarios, la escritura, la filosofía, las historias, las armas y las guerras, dan cuenta del desarrollo científico y tecnológico en cada una de tales altas culturas, desde mucho antes de la formación de Europa como nueva identidad” (Quijano, 1993:213).
Para el moderno, el bárbaro tiene la “culpa” de los atrasos estos han permitido a la “Modernidad” presentarse no sólo como inocente sino como “emancipadora” de esa “culpa” de sus propias víctimas. Por lo que con este argumento sustentan y legitiman el uso de la fuerza, coerción porque “se interpretan como inevitables los sufrimientos o sacrificios (los costos) de la “modernización” de los otros pueblos “atrasados” (inmaduros), de las otras razas esclavizables, del otro sexo por débil.” (Dussel, 1993:49)
Bajo este concepto de modernidad, el occidental o europeo es concebido como lo moderno, lo avanzado y los Otros, el resto de los pueblos y culturas del planeta. Sólo determinadas formas de conocimiento fueron consideradas como apropiadas para los programas del desarrollo en América: el conocimiento de los expertos entrenados en la tradición occidental. El conocimiento de “los otros”, el conocimiento “tradicional” de los pobres, de los campesinos, no sólo era considerado no pertinente, sino incluso como uno de los obstáculos a la tarea transformadora del desarrollo.
La premisa organizadora era la creencia en el papel de la modernización como la única fuerza capaz de destruir las supersticiones y relaciones arcaicas a cualquier costo social, cultural o político. La industrialización y la urbanización eran vistas como inevitables y necesariamente progresivas rutas a la modernización. Estas políticas y programas implementados en nuestro país con la lógica de modernidad y ciencia occidental, que se creyeron lo máximo y lo mejor. Se despilfarraron millones de dólares en sus proyectos pensando que en las áreas rurales y zonas periféricas de las ciudades, iban ha tener éxitos; pero fracasaron, ya que no son parte de nuestra realidad basta algunos ejemplos como el de intentar implementar en áreas rurales baterías de baño y duchas que sólo sirvieron después como depósitos de cebada , papa u otros productos, implementaron proyectos de producción económica con la lógica capitalista europea cuando para el aymara no es importante acumular riqueza o explotar la naturaleza para fin personal.

EUROCENTRISMO CIENTÍFICO.
EL Eurocentrismo es “una específica racionalidad o perspectiva de conocimiento que se hace mundialmente hegemónica colonizando y sobreponiéndose a todas las demás, previas o diferentes, y a sus respectivos saberes concretos, tanto en Europa como en el resto del mundo” (Quijano, 1993:218).
Esta construcción tiene como supuesto básico el carácter universal de la experiencia europea. Al construirse la noción de la universalidad a partir de la experiencia particular de la historia europea y realizar la lectura de la totalidad del tiempo y del espacio de la experiencia humana a partir de esa particularidad, se erige una universalidad radicalmente excluyente.
“El racismo epistémico, que atribuye y reconoce la producción de teoría a los sujetos occidentales blancos mientras los no-blancos producen folklore, mitología o cultura pero nunca conocimiento de igual a igual con occidente” (Grosfoguel,2007:40).
Un sujeto blanco y occidental estudia, investiga las sociedades no occidentales, a las cuales cree inferior; por tanto, ¿dónde puede estar la objetividad y neutralidad científica? ya que él asume una posición y estudia desde ese punto de vista.
Esta epistemología eurocéntrica se caracteriza no solamente por privilegiar el pensamiento occidental sino también por estudiar al “otro” como objeto y no como sujeto, consideran que solamente a partir de este pensamiento eurocentrico se puede hacer ciencia y no a la inversa. Hegemonizan el conocimiento en beneficio de ellos.

Los trabajos de los no blancos (no occidentales) van ha cuestionar la visión hegemónica blanca, que se concentran en hacer las culturas no occidentales, no modernas; eran los responsables de la marginalización y pobreza en la sociedad latinoamericana (paradigmas de la cultura de la pobreza y la modernización).
Esta es una construcción eurocéntrica que piensa y organiza a la totalidad del tiempo y del espacio, a toda la humanidad, a partir de su propia experiencia, colocando su característica histórico-cultural como patrón de referencia superior y universal.
Las categorías, conceptos y perspectivas (economía, Estado, sociedad civil, mercado, clases, etc.), “se convierten así no sólo en categorías universales para el análisis de cualquier realidad, sino igualmente en proposiciones normativas que definen el deber ser para todos los pueblos del planeta” (Lander,1993.23). No existe universidad o institución que no trabaje con estas categorías.
Estas concepciones se constituyen parte de la currícula de la educación escolar y universitaria e incluso si no las usan dicen que carecen de carácter científico.
Estos saberes se convierten así en los patrones a partir de los cuales se pueden analizar y detectar las carencias, los atrasos, los frenos e impactos perversos que se dan como producto de lo primitivo o lo tradicional en todas las otras sociedades. Pero como estudiar nuestra realidad partiendo siempre de otra realidad que no es nuestra y querer interpretar una realidad social con conceptos construidos en otros contextos, algunos hablan de adecuarlos a nuestra realidad pero ¿por qué no se puede hacer a la inversa?
Reinaga afirma que “la cultura europea ha formado a su imagen y semejanza a los maestros y escritores; a los científicos y artistas. Ha transplantado su cerebro, ha puesto su masa encefálica dentro la cavidad craneana del indígena-mestizo, del blanco-indioide o simplemente el indio” (Reinaga, 1999:190) .Por lo que es importante reflexionar cuanto de europea tenemos en la cabeza. De nada sirve que como universitarios se vistan con lluch’u, chamarras al estilo de Evo Morales, ch’uspas u otros vestuarios que evidentemente tiene una carga simbólica, pero de nada sirve si nuestros discurso están cargados con ideología neoliberal o socialista , no nos hemos descolonizado, estamos europesizados .
Al occidente le interesa que estemos europeisados ya que de esta forma no cuestionaremos el estado de cosas como puede suceder en las clases sociales ricas que ven en este modelo neoliberal su mejor forma de vida ya que están preparados y disciplinados para vivir en ella bajo los parámetros y normas establecidos en este sistema social y estructura social liberal.
El eurocentrismo es muy fuerte y no es fácil de extirparlo como afirma Freire: “Sufren una dualidad que se instala en la interioridad de su ser. Descubren que, al no ser libres, no llegan a ser auténticamente. Quieren ser, mas temen ser. Son ellos y al mismo tiempo son el otro yo introyectado en ellos como conciencia opresora (Freire, 1970:34). De tal forma que por medio de la educación, religión, medios de comunicación y otros aparatos ideológicos nos hemos “eurpeisado” y asumimos que es una forma de superación , no es raro que un padre aymara prefiera que sus hijos hablen bien el castellano, vista y tenga sus comportamientos como occidental, pues cree que de esta forma tendrá más oportunidades de ascenso social, pero resulta que con estos el oprimido se convierte en opresor, algo así como un sub-opresor que oprime a los de su misma condición social , a otro indio que aún no se ha europeizado y lo considera inferior.
Es tan fuerte el eurocentrismo y colonialidad que se mete en nuestras cabezas y hasta llegamos a actuar, pensar como algo normal como el ejemplo de Bourdieu, “como en el futbol, el actor hace exactamente lo que debe hacer, lo único que puede hacer, como se dice, sin que ni siquiera tenga que saber los que hace (Bourdieu, 1984:114). Llegamos ha tal punto que llegamos a actuar de forma mecánica como un hábito.

EUROCENTRISMO Y COLONIALIDAD EN LAS UNIVERSIDADES BOLIVIANAS.
En América Latina, “las ciencias sociales, en la medida en que han apelado a esta objetividad universal, han contribuido a la búsqueda, asumida por las élites latinoamericanas a lo largo de toda la historia de este continente, de la “superación” de los rasgos tradicionales y premodernos que han obstaculizado el progreso, y la transformación de estas sociedades a imagen y semejanza de las sociedades liberales-industriales” (Lander, 1993:20). Por lo tanto para lograr este progreso y modernidad había que imitar al europeo no en sus conductas pero especialmente en su ciencia a través de las universidades.
Para Dussel “Nuestras universidades forman a la europea la historia es una historia inventada por los europeos, que dice que la historia humana la antigüedad, la edad media y la moderna, que deja a nuestra gente afuera, tienen una formación europea, si sacamos esos quedaríamos espantados, sabemos más de Europa, sabemos poco de América . (Dussel, 1993:50). Esta es una realidad ya que en el sistema educativo escolar todas las ciencias privilegian el conocimiento europeo, en la historia universal se centra como si Europa fuera lo único fundamental , se estudia muy poco la historia nacional, pero nacional entre comillas ya que sólo se da énfasis a la historia republicana criolla, pero muy poco se estudia nuestras culturas, nacionalidades y etnias en la que los indígenas quedan invisibilizados en la historia oficial, que se da en los colegios públicos y privados. Conocemos muy poco de las culturas americanas, casi no se estudia historia latinoamericana, se desconoce las culturas africanas, asiáticas, nuestra visión y conocimiento sólo esta dirigida a Europa. Conocemos muy poco de nuestras experiencias, conocimientos y ciencias originarias.

La universidad, “como institución central fue creada para formar profesionales de excelencia que puedan ofrecer al país mejores días, instancias de producción científica, vanguardia intelectual, espíritu crítico e interpelador de la realidad, no esta excluida de esta solicitud de cambio” (Rossells, 2004:161). Esto es teórico ya que como afirma Rossells, en el foro sobre perspectivas de la universidad boliviana, en noviembre de 2003, “Rodrigo Urioste en su intervención este docente fue lapidario: el modelo ideológico normativo que articula la cultura universitaria se basa en el dogma[3] y la creencia y no en el experimento y la investigación y la discusión sobre el verdadero cogobierno” (Rossells, 2004:162). Los pensum van cambiando en un tiempo, como en la carera de sociología en los 70 se lee más a Marx luego en lo 80 a los Neoliberales y vamos adecuando los pensum según la moda europea, lo que se lleva o estudia en Europa es moderno y pretendemos que en las universidades se lea lo mismo.
En el último tiempo la universidad está silenciosa, ya que después del 2003 las universidades no proponen ni discuten las problemáticas, teóricamente se mantiene neutral o es que no plantean propuestas ante los grandes problemas nacionales y regionales, han dejado de ser un referente de consulta para la toma de decisiones del Estado y la sociedad civil, son más atendidos los medios de comunicación prensa radio, televisión.
En nuestras universidades se privilegia muy poco a la ciencia, los presupuestos se van más a salarios para docentes y administrativos, construcciones y muy poco para la investigación y la ciencia. Las investigaciones y publicaciones son muy poco difundidas para la sociedad civil. Las pequeñas bibliotecas son de consulta interna, un usuario externo no accede a la información porque se requiere matrícula, por lo cual no existe intercambio de información y conocimiento entre universidades que importante sería si todos los ciudadanos interesados en leer informarse tuvieran la posibilidad de acceder a estos conocimientos, a los libros, tesis, investigaciones que se desgastan no porque sean leídos sino por el pasar del tiempo.
Como universitarios desde que intentamos ingresar a la universidad comenzamos con la lógica capitalista que nos conduce a la competencia (ingresan muchos, salen pocos, sálvese quien pueda) teóricamente los mejores. Dentro la universidad nos formamos con conocimiento europeo y nos preparamos para practicar e impartir estos conocimientos, finalmente al salir hay una pelea entre profesionales en el mercado laboral.
Las universidades han servido para mantener el estado de cosas; si miramos a algunos de nuestros pensadores o cientistas egresados de nuestras universidades, estos sin excepción privilegian los pensadores y teorías occidentales, sobre todo aquellas de los hombres europeos y/o euro-norteamericanos, es casi raro ver que se estudien pensadores no occidentales y como dice Barrios estos son seducidos y cooptados por “la ola neoliberal de los 90…lleva indistintamente, los apellidos de Mayorga, Toranzo, Calderón, Lazarte, Fernández, Pacheco, Cariaga, etc. ese “segmento hegemónico” que fue responsable de darle un sentido discursivo a la confluencia de voluntades del sistema de partidos, la empresa privada y las élites burguesas y oligárquicas para a partir de 1985, proponer una antítesis al intervencionismo estatal” ( Barrios, 2005:8). Como podemos advertir, muchos de nuestros cientistas se han comprometido con un modelo económico, político y social dominante y hegemónico en nuestro país, al cual le dieron un sustento político, ideológico y esta élite de los científicos sociales en realidad nos quieren convencer de un esquema equívoco por varios lados.
Como dice Bourdieu, “los dominantes adoptan estrategias de conservación tendientes a perpetuar el orden científico establecido del cual son parte interesada. Este orden no se reduce, como se cree comúnmente…Engloba también el conjunto de instituciones encargadas de asegurar la producción y circulación de los productores (o de los reproductores) y de los consumidores de esos bienes, es decir centralmente el sistema de enseñanza .(Bourdieu, 1994:33) Esto nos demuestra que no es un científico o varios al servicio de una clase dominante sino una estructura completa la que permite y asegura su dominio de grupos de personas que manejan o tiene un dominio científico sobre aquellas sociedades que no la tienen. Buscan imponer sus ideas consideradas científicas sustentando y validando con su conocimiento las posiciones de los políticos a una sociedad que cree en sus afirmaciones, ya que los consideran autoridades científicas apareciendo por los medios de comunicación como la prensa escrita, radio o televisión que se han comprometido con intereses oligárquicos y económicos que se han visibilizado más aun en estos últimos años.
Esto evidencia que el conocimiento científico ha estado al servicio de las clases políticas y oligárquicas que han estado en el poder y del cual han sido partícipes varios cientistas sociales y que llevan dentro de sí el sello eurocentrico.
En el último tiempo, el papel de los universitarios es cuestionado por la sociedad ya que se considera a jóvenes con formación académica pero como en Santa Cruz muchos universitarios son utilizados y utilizan la universidad con fines particulares y políticos , o como lo que sucedió en la universidad San Francisco Xavier que son grupos de universitarios, la fuerza de choque que golpea a los campesinos se maneja el chuquisaqueño – sucrense (superior a los indígenas) ente los universitarios, y que son usados por el comité interinstitucional en la ciudad de Sucre.
En la Universidad Pública de El Alto (UPEA) se utiliza símbolos aymaras para elecciones de rector o directores de carrera, pero luego se continúa utilizando los métodos de la democracia occidental, no hay cambio trascendental que se ofrezca a la sociedad.
El 2 de agosto de 2008, el presidente de la República, Evo Morales, creó en Warisata la Universidad Indígena de Bolivia, una institución que estará a cargo del Ministerio de Educación y que implementará tres casas superiores de estudios en Warisata (La Paz), Chimoré (Cochabamba) y Curuyuqui (Chuquisaca). En su discurso se pregunta: ¿Para qué es la Universidad Indígena? Para descolonizar a Bolivia. En esta universidad se va a pasar clases en aimara, y el español será una materia más como el inglés", dijo el mandatario luego de firmar el decreto. Entre los requisitos para ingresar, el postulante deberá hablar y escribir correctamente su lengua nativa e incluso las defensas de tesis se llevarán a cabo en esos idiomas. Otra de las particularidades de este sistema es que los estudiantes no podrán aplazarse en ninguna materia, ya que en ese caso no podrán aspirar a la licenciatura y deberán pasar a estudiar en el nivel técnico medio o superior.
Ante este argumento es necesario preguntarnos si la intensión de Evo Morales de descolonizar a Bolivia en el caso de la universidad, será posible cumplir con este objetivo si en estas tres universidades las carreras serán técnicas ¿estas servirán para descolonizar o simplemente seguirán reproduciendo la lógica capitalista?
Continuando con el reportaje preguntan la opinión al respecto de “Jaime Barrón rector de la Universidad San Francisco Xavier. El Gobierno debería apoyar a las universidades que tienen prestigio, experiencia y una base de conocimientos para expandirnos de mejor manera en las provincias (Ortiz, 2008:2).” Esta afirmación no lleva a cuestionar si es posible descolonizar a partir de universidades colonizadas o simplemente estas servirán para ampliar la lógica colonial de la ciencia.
Interrogado “Gonzalo Taboada Secretario ejecutivo del CEUB (Comité Ejecutivo Universidad Boliviana), El proyecto es altamente discriminatorio. El que se enseñe sólo en idiomas nativos generará mayor discriminación y éstos se convertirán en guetos educativos. Los conocimientos ancestrales deben conjugarse con los modernos, no aislarse” (Ortiz, 2008). Pero Taboada no se pregunta sí enseñar sólo en español también no es discriminación a las otras culturas, cuantos jóvenes o señoritas tuvieron que abandonar las universidades por no entender los términos europeos, hablar y escribir bajo la sintaxis, ortografía, europeo.

CONCLUSIÓN
La ciencia ha servido a intereses económicos y políticos, por lo que esta cuestionada y se pone en duda el rol que se le dio, cuando la humanidad creyó que la ciencia iba solucionar los problemas de la humanidad, es momento de dar a conocer otros conocimientos considerados no científicos pero que han permitido la convivencia y el equilibrio entre la naturaleza y el hombre practicada por los pueblos originarios de América.
Los cambios actuales que se están produciendo en el continente y en especial en nuestro país, requieren de propuestas, alternativas creadas y pensadas por nosotros mismos, no por ellos un estado nuevo, no con parches o remiendos. Un nuevo Estado no europeizado.
Como afirma Freire, “los métodos de opresión no pueden, contradictoriamente, servir a la liberación del oprimido. (Freire, 1970:7) Por lo que para descolonizar nuestra ciencia requerimos pensar por nosotros partir de lo nuestro, crear, recrear, pensar desde las culturas ancestrales, a la altura de alemanes, norteamericanos, etc.
Estamos sufriendo de ceguera ya que privilegiamos los conocimientos coloniales y europeizados menospreciando lo que tenemos, no significa borrar todo el pensum y poner solo lo indígena, es necesario conocer lo europeo pero para poder conocer como funciona y como desarticularla, es necesario crear propuestas alternativas a partir de la ciencia local hacia el mundo que exige respuestas ante las problemáticas actuales. Por tanto no podemos ofrecer algo que los europeos o norteamericanos conocen, ellos ni el mundo va valorar si proponemos aportes científicos replicados o plagiados como fuera ante la situación medioambiental responder con teorías europeas, acá en el mundo andino tenemos propuestas como el respeto y convivencia con la madre tierra, formas de democracia participativa no para perpetuarse sino rotativo con igualdad de oportunidades, el suma tamaña (vivir bien), etc.
Por lo cual es importante que en las universidades podamos reflexionar al respecto e impulsar estos cambios que puedan ser progresivos y que no se pueden cambiar en cuestión de pocos años ya que requiere desestructurar una ingeniería ideología que se ha montado durante cinco siglos. Por lo que sería importante transformar y cambiar dentro el sistema educativo la currícula y también en el sistema universitario incorporando temáticas de nuestra diversidad cultural que sistematice los conocimientos y que transforme muchos conocimiento considerados no científicos por occidente en ciencia para que sean estudiados.
Requiere también asumir una posición y una actitud como investigadores comprometidos con la descolonización, trabajar y aportar para ello, dejar la ceguera cognitiva que nos hace desvalorizar lo que nuestras culturas crearon como tecnología y ciencia y recrearlas.

BIBLIOGRAFIA

ANDER-EGG, Ezequiel
2001 Métodos y Técnicas de investigación social, Vol. 1 Acerca del conocimiento y
del pensar científico, Buenos Aires: Lumen.
BARNADAS, Josep M.
1977 El Trabajo científico y su método. La Paz: Juventud.
BARRIOS SUVELZA, Franz Xavier
2005 El discurso neoliberal boliviano y la crisis de sus científicos sociales.
La Paz : Malesta.
BOURDIEU, Pierre
1984 Sociología y Cultura, México: Grijalbo.
BOURDIEU, Pierre
1994 Los usos sociales de la ciencia. Buenos Aires: Nueva Visión.
BUNGE, Mario
2004 La Ciencia, Su método y su filosofía. Buenos Aires: Siglo Veinte.
CHALMERS, Alan F.
2001 ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?. México, Siglo Veintiuno.
CHOQUE, Roberto; QUISBERT, Cristina
2006 Educación indigenal en Bolivia: Un siglo de ensayos educativos y resistencias
Patronales. La Paz: Unidad de Investigaciones Históricas, UNIH-PAKAXA.

CORONIL, Fernando
1993 Naturaleza del poscolonialismo: del eurocentrismo al Globocentrismo.
En:Edgardo Lander (comp.) , La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires:CLACSO.
DUSSEL, Enrique
1993 Europa, modernidad y eurocentrismo. En:Edgardo Lander
(comp.) , La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias
sociales Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires:CLACSO.
FREIRE, Paulo
1969 Pedagogía del Oprimido. Santiago: Tierra Nueva.
GALEANO, Eduardo
1998 Patas Arriba; La escuela del mundo al revés. Montevideo, siglo XXI.
GROSFOGUEL, Ramón
2007 Los dilemas de los estudios étnicos estadounidenses: multiculturalismoidentitario, colonización disciplinaria y epistemologías decoloniales. En: Red de revistas científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal, Enero-Junio, número 063, pp:35-47, Bogota, Redalyc.

LANDER, Edgardo
1993 Ciencias sociales: saberes coloniales y eurocéntricos,En:Edgardo
Lander (comp.), La colonialidad del saber: eurocentrismo y
ciencias sociales Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires: CLACSO.

ORTIZ, Pablo
2007 El presidente de la República, Evo Morales, creó ayer en Warisata
la Universidad Indígena de Bolivia. Santa Cruz, En el Deber, 3 de
agosto, http://www.eldeber.com.bo/vernotaahora.php.

QUIJANO, Aníbal
1993 Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En:Edgardo
Lander (comp.), La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales
Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires:CLACSO.

REINAGA, Fausto
1999 La revolución India, Segunda Edición. La Paz: Móvil Graf.

RIVERA CUSICANQUI, Silvia
1993 La raíz: Colonizadores y Colonizados. En: ALBO, Javier (coord.); Violencias
encubiertas en Bolivia, Volumen 1, La Paz, CIPCA; ARUWIYIRI.
ROSSELLS, Beatriz
2004 Discurso y realidad: silencios de las universidad boliviana en torno a la
investigación y difusión. En: Tinkasos, Año 7, Nº17, La Paz, PIEB.

ZAVALETA MERCADO, René
1986 Lo nacional – popular en Bolivia. México: Siglo XXI.

[1] Estudiante de la carrera de sociología de la universidad Pública de El Alto. Este ensayo se publicó en la revista QHANAÑCHÄWI, Año 1, Nº 1, El Alto, Wa-Gui, 2009.
[2] Termino usado para referirse a un Estado de los blancos y para los blancos.
[3] El dogmatismo se basa en la pretensión de poseer la verdad absoluta, de imponer la propia verdad/seguridad a los demás

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada